miércoles, 19 de noviembre de 2014

Diálogos indiscretos (VII) - el credo de César Giraldo



Carlos, muchos de nuestros amigos me toman por ateo. En verdad yo sólo creo en el arte; pero ellos podrían considerarme mejor como un agnóstico, y con un extremo pavor por los curas de todas las religiones. Mira, hablando de estos temas te digo que eso de que el realismo mágico fuera creado por Gabo, con ayuda de algunos  cubanos, es pura ilusión. No hay historia más mágica que la natividad, narrada en el nuevo testamento. Eso de que el  redentor del mundo naciera en un pesebre, bajo los rigores de un clima insano, que sus primeros visitantes fueran unos pastores con el corazón más puro del mundo (algo prácticamente imposible de encontrarse en estos tiempos), y que una estrella haya guiado por geografías inhóspitas a tres magos, con la verdadera misión de salvar la vida del infante,  es la cosa más sorprendente que haya creado la literatura en toda la historia. Y todo eso de por sí ya la torna  verdadera, desde el punto de vista artístico. Tan verdadera como la ascensión de Remedios la bella, que sólo pudo ser observada en su plenitud por Ursula, una anciana casi ciega. Una historia tan  breve, tan poética, y con tanta simplicidad toca el corazón hasta de un viejo agnóstico como yo. Para mí los creadores del realismo mágico fueron Juan evangelista y sus colegas.

(Brasília, noviembre de 2014)