domingo, 27 de septiembre de 2015

Caninos encuentros


como te fuiste
volviste:
por avieso periplo
suelto
vago y loco
Viejo amigo
que sigues
mis destierros
travesías
y entierros:
chiflado
orejudo
tierno y mimoso
Yo monje suelto
cabescorvo y bigardo
más perdido
que Ulises {...}
o que un niño
en su primer día
de colegio
{...}
Y un día olí
tu bafo almagre
húmedo
con entonación
de molibdeno
{...} {...} {...}
... y desí vino
adiano 
encuentro

(Brasilia septiembre de 2015)

lunes, 20 de julio de 2015

Un poema de Blanca Ramírez

 Este espacio está abierto para divulgar los textos de los amigos. Aquí un ejemplo:

------------------------------------------
Tristeza

Adónde deberías ir tristeza?  
A un sitio lejano y escondido  
Donde el dolor se convitiera en risa  
Donde el pesar quedara resguardado  
Seguir por el sendero incierto  
Sentir la presencia añorada  
Cruzando el mágico camino  
Donde princesas y hadas sonrosadas
Abrieran su baúl secreto  
Y allí saliera nuestra joya amada

(Blanca Maria Ramírez de Cure, julio de 2015)

sábado, 11 de julio de 2015

Continuando


Dicen que el universo es continuo, mas en el fondo es fraccionado en átomos, y estos a su vez fracturados en partículas. Por eso digo que el universo es discreto, en vez de continuo. La fracción periódica debe ser cortada en algún lugar para caber en un computador binario. Pues sí, la información digital fracciona el texto y el número en pedazos que llamamos bits. O sea todo lo que tenemos en la máquina es la fracción de la fracción periódica, trozos de la fracción no periódica, esa que aparece en los números irracionales, tal como π y e, y una representación del texto, que también es una fracción de lo que podría decirte ahora –y digo y callo. Cada palabra puede ser un símbolo de lo que parece ser real: digo lo que pretendo de varias maneras, usando  palabras del menú de mi lenguaje. Mi vocabulario viene en palabras que usan signos a los que llamo letras; palabras codificadas en combinaciones de letras, ¿cuántas palabras podría escribir con 27 letras? Muchas más de las que presta el diccionario. O sea, mi vocabulario es una parte del diccionario y éste por su vez una fracción ínfima de las posibilidades combinatorias entre letras. ¿De cuantas maneras podría escribir el verso, querida? Y hablando de outras cosas ¿de qué formas puede el músico componer un tema? Bueno, si llegamos hasta aquí debo decir que la música usa escalas, y parece que eso ocurre en todas las culturas. O sea, existe esa especie de letras musicales, a las que llamamos notas. Pero como la música es para el decir más líquida que concreta, sus palabras se escurren en los laberintos auditivos, sin caber en diccionarios académicos, mojando los papeles con una especie de melódica tintura. Por eso en el universo musical podemos decir más pero explicar menos. Por eso la música es menos discreta que el texto, por eso es que las canciones pasan debajo de las puertas, entre las rejas de las prisiones, entre las fracturas de los muros, entre las fendas de los corazones retorcidos, no pueden ser vistas, y cuando llegan a los oídos son fácilmente memorizadas, pues llevan el ritmo de un miocárdico tambor. ¿Y qué decir de la palabra Amor, querida? ¿Ella es discreta o continua? En su estructura es discreta, son sólo cuatro letras mi bien. No sé a lo cierto si mi computador central, ese que llamamos de cerebro, es discreto o continuo, ¿será que usa algún tipo de codificación binaria? Qué miedo. Por eso para decirte más de lo que siento voy a cantarte un poco, para ser menos discreto, para vencer esa timidez del mundo, para decirte ahora que te quiero.

 (Brasilia, julio de 2015)

viernes, 5 de junio de 2015

Hamlet, Freud, and Music


All is Memory
memory is the sea
memory is Space
memories are in Memory
memories are in Feelings
feelings are the Waves
And feelings are also in memory
But recall that Music is Wave...
recording is Time
remembering is also
but memories are the Wall
thoughts are  Troubles...to be solved
So recall that Music is Waving...
and remembering is recording
just like the opposite is likewise true
That is the Question
my Friend…

(César Giraldo cantandole a Hamlet desde su ventana)

domingo, 19 de abril de 2015

Diálogos indiscretos (IX) – Homínidos y Monarquía


Una vez le comenté a César Giraldo sobre la defensa que hacía Ortega y Gasset de la monarquía. Cuando iba a comentar un poco más sobre el asunto ya el viejo amigo había seleccionado un libro y estaba pronto para leer un texto: “Carlos, escucha esto, el problema es más sutil de lo que parece –dijo.

Seguidamente leyó la siguiente frase de filósofo español: “La especialización del hombre masa olvida que el avance de la ciencia fue sustentado por hombres cultos excepcionales del siglo XVIII y que puede llegar un momento que esos medios técnicos precisen otra generación excepcional para avanzar”.

Y prosiguió diciendo: “¿cuántos colegas tuyos escuchan a Malher y cuántos otros leyeron el Quijote”? Queriendo salirle al paso al viejo zorro, intenté distraerlo hablando sobre asuntos de política, buscando llevarlo de nuevo al tema de la monarquía. Pero fue el viejo quien me salió al paso: “Ortega y Gasset tenía razón, la monarquía está en la vena de los bípedes. Los griegos pueden haberse inventado la república para maquillar la esencia de la política. Pero esta humanidad es esencialmente monárquica, hasta en la religión".

Y rascándose la cabeza prosiguió: “Todos tienen una fascinación por el espectáculo de la realeza. Hasta le dieron el título de rey de reyes a un carpintero, después de haberlo torturado sin compasión alguna. Y no creas que la realeza está naturalmente ligada a la forma de gobernar, pues a pesar de haber sido abolida en la mayoría de los continentes ella persiste en la farándula, en las artes plásticas, en el teatro, en los deportes y en el cine, verifica cuantas divas y divos farandúlicos vienen sustituyendo los príncipes y princesas, y sin dejar atrás  cantantes, modelos y deportistas
.

Y terminó diciendo: "la vocación monárquica se esconde detrás del espectáculo".

¿Y qué pasa con la tecnología, aquello que intentó decir Gasset? –pregunté. Y respondió diciendo: “mira también todo el glamour real que envuelve la empresas de tecnología de punta, en donde cada lanzamiento de un nuevo de producto está lleno de reinas de belleza. No era de esperarse cosa diferente, pues si la cultura aún puede permear la mente y la sensibilidad de los científicos, ella es incapaz de entrar en los corazón de los tecnócratas”.

Colocando su mano en el rostro dijo: “sólo un hombre culto puede sentirse fuera de cualquier clase social, de la política, libre de cualquier profesión y, sobre todo, emancipado del glamour”.

Cuando le pregunté de donde vendría esa fascinación bípede por la realeza, el viejo respondió: “En verdad no sé el grado de naturalidad de esa fascinación, pero con certeza la misma es reforzada por el ejercicio de la comunicación. Y no habló de medios de comunicación, sino de cómo producimos nuestras obras, por ejemplo de arte, y de cómo las comunicamos.”

César hizo un giro con su cabeza, como si quisiera buscar algo en su biblioteca llena de revistas viejas y de libros hurtados en librarías de libros usados: “observa bien que existe siempre un sentido de cómo va la información prensada en una obra de arte: del autor (o del ejecutor) para el observador, para el público. No hay camino de retorno, a no ser por la crítica.”

Y prosiguió: “y en ese ir sin vuelta la monarquía se esconde, dando aire de espectáculo a la exposición de una obra, al lanzamiento de un libro. O como ocurre en los museos, en las salas de conciertos, en las revistas especializadas, en la radio, en la televisión”.

Respiró un poco y prosiguió: “y puedes observarlo más claramente en el cine, la séptima y última de las artes, la que se quedó sin musa en el panteón griego, pues apareció tarde, dejándole el papel de musa a Greta Garbo, Catherine Deneuve y sus congéneres.”

Le dije a César que la abolición de la monarquía podría venir de otra fuente diferente de la cultura, pues la tecnología de la internet iría a democratizar el acceso a la información. Ante esta afirmación el viejo zorro respondió: “el problema que tú debes resolver debe parecerse a un problema de ingeniería, esa carrera que escogiste: ¿cómo hacer que las toneladas de información, que puedan circular en la internet, se conviertan en cultura?”.

Pensó un poco, y acariciendo su barba blanca y mal cuidada  dijo: “para eso debe existir una necesidad de libertad tan fuerte como la necesidad de respirar”. César permaneció callado por algunos segundos, y finalmente terminó su plática diciendo: “y cada bípede debe primero revindicar su derecho a ser artista, dejando un espacio del día para mirar honestamente sus demonios, sin juzgar, sin hacer el papel de crítico. Y esto, Carlos, requiere una pasión extrema por la vida”.


Conversaciones con mi amigo César Giraldo (São Paulo, años 90)(Brasília, abril de 2015)

lunes, 2 de marzo de 2015

Diálogos indiscretos (VIII) - la política de César Giraldo



"Y además de la música y la poesía aquí también le jalamos al mamagallismo y al charlatanismo, pues estos últimos son más sanos y civilizados que el academicismo, lleno de egos y de juegos de poder. Y si yo fuera político le jalaría también al manzanillismo, una actividad más plácida y culta  que aquello que hacen las FARC"
Conversaciones con mi amigo César Giraldo (São Paulo, años 90)
(Brasília, marzo de 2015)